Celiaquía e intolerancia al gluten: Una patología en alza

0
94

Existen personas que padecen intolerancia a una sustancia que está presente en la mayoría de los alimentos que se consumen diariamente. Se trata del gluten, un alimento que a ciertas personas les causa una enfermedad con síntomas que se confunden con otras patologías y que en la actualidad la mayoría de los casos no han sido diagnosticados.

A raíz de la conmemoración del Día Internacional del Celiaco resulta importante recordar que durante los últimos años se ha hecho evidente que las enfermedades mediadas por el sistema inmune han aumentado significativamente en la población global, y este es el caso de la enfermedad celíaca. Así lo destaca el Dr. Samuel Sabah, gastroenterólogo de Clínica Las Condes, “La prevalencia en los países occidentales es de alrededor del 1% de la población general, estimándose en Chile una frecuencia los últimos años de 0,6% aproximadamente de su población, de lo que se podría desprender que en Chile habría aproximadamente 110.000 personas celíacas”.

La enfermedad celiaca es una patología multiorgánica, crónica y autoinmune que puede presentarse tanto en niños como en adultos, afectando el intestino delgado en personas predispuestas genéticamente. Por ello, cada vez que una persona con esta enfermedad ingiere gluten, se desencadenan diferentes fenómenos inflamatorios en el intestino, lo que altera la absorción de algunos nutrientes.

En la actualidad, existen diversos estudios que dan cuenta de un aumento en el diagnóstico de enfermedad celiaca, en parte por una mejoría en las herramientas de diagnóstico más exhaustivo dado que se considera el nivel de riesgo en padecer esta enfermedad. Pese a esto, continúan siendo más los casos no diagnosticados, dado que puede confundirse con enfermedades autoinmunes como tiroiditis y diabetes mellitus tipo 1.

Características de la enfermedad

Actualmente, la enfermedad celíaca se presenta de manera muy variable, puede aparecer con diarrea o constipación, problemas a la piel, manifestaciones neurológicas, es decir, mediante manifestaciones digestivas y extradigestivas.

Se sabe que sólo un 40-50 % de los pacientes celíacos presentan síntomas gastrointestinales clásicos e inespecíficos tales como:

  • Diarrea crónica.
  • Dolor y distensión (hinchazón) abdominal recurrente.
  • Meteorismo: gases excesivos.

También puede presentarse con síntomas o signos extradigestivos inespecíficos como:

  • Baja de peso.
  • Fatiga crónica.
  • Desnutrición: debido a la mala absorción de nutrientes, vitaminas y minerales. Esto también puede afectar el correcto crecimiento y desarrollo en niños.
  • Pubertad tardía.
  • Anemia por una mala absorción del hierro.
  • Osteoporosis precoz por déficit vitamina D y de calcio.
  • Fatiga, cambios de ánimo y estados depresivos.
  • Manifestaciones dermatológicas.
  • Neuropatías periféricas.

¿Cómo se diagnostica?

Debido a que los síntomas pueden ser similares a un gran número de patologías, como síndrome del intestino irritable, intolerancia a la lactosa o cuadros diarreicos cónicos, es importante que el especialista tenga la sospecha clínica buscando con especial atención en pacientes con predisposición al tener vínculo con familiares directos con enfermedad celiaca o por ser portadores de alguna enfermedad autoinmune.

El doctor Samuel Sabah describe que luego del análisis de cuadro clínico, es útil apoyarse con el estudio serológico en sangre de anticuerpos característicos, los que tienen gran sensibilidad y especificidad de diagnóstico. Lo que se complementa con el estudio de biopsias, que se obtienen a través de una endoscopía digestiva alta, donde se observarán los diferentes grados de inflamación y atrofia de las vellosidades intestinales.

“Es importante que una persona diagnosticada con enfermedad celíaca acuda a un control médico y con un especialista en nutrición para adecuar un plan alimentario en base a sus necesidades”, finaliza el especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here